Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Pese a ser superiores durante todo el segundo tiempo, los piratas no pudieron concretar las varias ocasiones de gol creadas y perdieron por dos goles a uno.

Era un partido especial y así se notó en el ambiente. Fueron 11 años en los que los hinchas piratas esperaron para volver a ver a sus 11 guerreros jugando en primera y desde primeras horas, 14 mil personas comenzaron a repletar el bi mundialista Francisco Sánchez Rumoroso.

Con un primer tiempo parejo, de alta intensidad y sobre todo lucha en el medio campo, Universidad Católica marcó la diferencia con sus individualidades, aprovechando el talento de Puch, Buonanotte y el olfato goleador del serenense Diego Valencia, quien tras dos contragolpes, puso en el minuto 13 y en el 21, el rápido 2 a 0 en favor del cuadro visitante, que aprovechó el comienzo dubitativo de los piratas.

Tras los goles de los cruzados, el equipo pirata sintió la desventaja, sin embargo, apelando al corazón y al amor propio, comenzó a hacer el buen juego que mostraba en primera B, manteniendo la intensidad y no renunciando nunca al ataque.

Fue así como tras un córner, el lateral Jaime Soto, aprovechando su buena pegada, clavó un verdadero golazo olímpico en el ángulo derecho del portero Dituro, anotando el descuento para los aurinegros en el minuto 37, poniendo un poco de justicia al marcador, tras el alza del juego de los piratas. Poniendo el 2 a 1, resultado con el que se fueron al descanso.

En el segundo tiempo, Coquimbo Unido fue ampliamente superior a los cruzados, quienes se vieron superados en todas las líneas por varios pasajes de la segunda etapa.

Las ocasiones más claras fueron para el local, sin embargo, los delanteros no estuvieron finos y no pudieron concretar el empate, lo mínimo que merecía el elenco aurinegro, para el buen juego mostrado durante los segundos 45 minutos.

Sin dudas un entretenido partido, lleno de emociones durante los 90 minutos, pero que lamentablemente no reflejó en el marcador, el buen segundo tiempo de Coquimbo Unido, quien pese a la derrota, dejó una buena sensación en el hincha, quien continúa esperanzado en que los dirigidos de Graff realicen una buena campaña, en su retorno a la división de honor del fútbol nacional.

La próxima semana los piratas viajarán a Curicó, para enfrentar al equipo local el sábado 23 de febrero a las 20:30 horas, dónde Graff tendrá que rearmar las piezas sobre todo en la banda izquierda, tras la expulsión del "pichu" Cabrera en los minutos finales y la duda de la inscripción de Matías Berardo, quien aún espera por regularizar su situación.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X